"Un millón de discípulos apasionados sirviendo, alabando, testificando",  reza el lema del proyecto de discipulado más ambicioso hasta el momento  en la División Interamericana. Este proyecto titulado Visión un millón,  votado en las juntas de medio año de la DIA y en cada unión del  territorio interamericano manifiesta el compromiso corporativo de la  denominación con la misión evangélica que se lee en Mateo 28:18-20.

 
En esta perspectiva, la Sagrada Escritura presenta a los  pastores como si fueran generales de un ejército que asignan tareas y  ocupan a los miembros en diversas actividades según sus talentos. De  cara a los grandes retos poblacionales que vive la División  Interamericana, estas órdenes de mando y ocupación son verdaderamente  urgentes.
 
Según datos estadísticos, cada año el crecimiento  poblacional en Interamérica se incrementa 2,000,000 personas, mientras  que anualmente estamos ganando 40,000 miembros de iglesia. Por lo tanto,  el plan Visión un millón apunta a reclutar, instruir y desafiar  por lo menos a un millón de miembros adventistas en todo el territorio  interamericano a que se conviertan en discípulos fervientes,  involucrados activamente en grupos pequeños y en la nutrición espiritual  de sus vidas, y convertirlos en los principales agentes de ganancia de  almas en la DIA para el periodo 2011-2015.
 
Entre las estrategias de este plan tan singular destaca  el reclutamiento y capacitación de ese millón de miembros adventistas en  diversos campos del discipulado cristiano con una currícula modular  nueva que se preparará en próximos días. Además, cada departamento de  las iglesias locales debe diseñar y presentar una serie evangelizadora  para añadirse al menú de recursos de evangelización.
 
Quizás lo más novedoso de este proyecto de discipulado es  que aborda a la iglesia desde una perspectiva integral. Los  departamentos de la iglesia colaborarán con el Departamento de Escuela  Sabática y Ministerios Personales en la preparación de la currícula de  instrucción a los voluntarios. A la vez, cada departamento de la iglesia  se propondrá un blanco de entre sus oficiales para capacitarlos e  integrarlos a Visión un millón. Con los voluntarios reclutados,  cada departamento planificará sus proyectos de evangelización y los  integrará con los de los demás departamentos de la iglesia local para un  calendario continuado y acentuadamente agresivo en la evangelización.
 
Dadas las dimensiones de la feligresía de la Unión del Sur de México, nos correspondería aportar 90,000 voluntarios al plan Visión un millón.  Con todo, nos hemos propuesto 93,556 miembros que representan el 30.3 %  de la membresía reportada a la DIA. En dicho total de los voluntarios  propuestos, se hallan predicadores laicos, líderes de células dinámicas,  instructores laicos y testificadores provenientes de 8 departamentos de  la iglesia.
 
Según las etapas programadas en Visión un millón,  el calendario de trabajo constará de cuatro periodos: La preparación  correrá durante los meses de agosto a octubre de 2011, la siembra  durante los meses de octubre a diciembre del mismo año, la cosecha será  de enero a abril de 2012, y la consolidación de abril a agosto de 2012.